Esta recta final de 2017 hay un montón de juegos de conducción acelerando a fondo con el objetivo de ser el mejor del mercado. Uno de los que más posibilidades tiene de cruzar el primero la línea de meta es Project CARS 2. El juego desarrollado por Slightly Mad Studios mantiene el gran nivel mostrado en la primera entrega, aderezándolo con un montón de contenido que hará las delicias de los fans de los videojuegos de motor.

Buena época sin duda para los amantes de los videojuegos de conducción. Este 2017 está cargado con propuestas de todo tipo para abarcar los gustos de los siempre exigentes usuarios de las diversas plataformas de ocio electrónico. Si recapitulamos, nos encontramos con títulos como F1 2017, WRC 7, NASCAR Heat 2 Project CARS 2, título que nos ocupa en este análisis, como productos de velocidad que acaban de llegar al mercado. Eso, sin dejar de lado que en los próximos meses llegarán las vacas sagradas: Forza Motorsport 7Gran Turismo Sport o Need for Speed Payback. Opciones para todos con estilos de todo tipo, pero desde luego, tenemos para quemar rueda durante meses.

El caso de Project CARS 2 es especial. Su primera entrega se hizo realidad no con pocas dificultades, ya que desde Slightly Mad Studios tuvieron que contar con la inestimable ayuda de la comunidad para dar vida al proyecto. Y se hizo gracias a las aportaciones realizadas por más de 80.000 usuarios a través de una plataforma de 'crowdfunding' creada directamente por el estudio, quien posteriormente recibió el soporte de Bandai Namco para la distribución. El juego fue un éxito y encandiló a los amantes de las cuatro ruedas, por eso no ha tardado en llegar una segunda entrega. Secuela en la que, por cierto, también se ha hecho uso del micromecenazgo y la colaboración de la comunidad, pero a una escala menor gracias a lo cosechado casi dos años y medio atrás. 

Para conductores exigentes

Debido a su propia idiosincrasia, Project CARS 2 es un título enfocado a un tipo de público muy concreto: los apasionados del motor. Es un título que basa gran parte de su grandeza en el realismo que ofrece, haciendo que disfrutemos delante de la pantalla casi como si estuviéramos en un turismo de verdad, con el consiguiente ahorro en gasolina que eso conlleva. La fase de testeo ha contado con la colaboración de pilotos profesionales como Tommy Milner, René Rast, Nicolas Hamilton o Ben Collins, expertos en estas lides que han aportado su punto de vista con el fin de conseguir que el juego ofrezca una experiencia lo más veraz posible.

Project Cars 2 (III)
 

Esto provoca que, los menos duchos al volante -y los más impacientes también-, puedan tener ciertos problemas a la hora de digerir la propuesta ofrecida por el estudio británico. La cota de realismo es tal que el juego nos obliga no solo a conocernos al dedillo las curvas de cada circuito y la mejor forma de encararlas, sino también la capacidad de respuesta de cada uno de los vehículos, ya que todos ofrecen un control completamente diferente, y es ahí donde radica una de las mayores virtudes de Project CARS 2. Todo esto acarrea que, durante las primeras vueltas, acabemos saliéndonos del trazado más de una vez o realizando algún trompo al no compensar correctamente las tareas a realizar con el binomio formado por el freno y el acelerador. Resulta vital ejercer la presión correcta con los gatillos correspondientes para no pulsar ninguna de las piezas más de la cuenta en cada momento. Por supuesto, esto hace que la experiencia sea mucho más inmersiva, realista y casi necesaria con un buen volante. En la web oficial del juego podéis consultar el listado de volantes compatibles con Project CARS 2.

En el podio del realismo

Dicho esto, ¿consigue Project CARS 2 ofrecer la conducción más realista del mercado? La respuesta es no. Es más, podría decirse que el título da un ligero paso atrás en este aspecto con respecto a la primera entrega. Desde Slightly Mad Studiossiempre han defendido que un vehículo en un simulador debe ofrecer un estilo que se asemeje lo más posible al de su homónimo real, pero en ocasiones, hemos notado como la recreación de estos resulta un tanto tosca y forzada, especialmente cuando entra en juego la dirección. El juego ofrece multitud de posibilidades a la hora de configurar nuestro estilo de pilotaje con el fin de adaptarse al mayor número de público posible.

PROJECT CARS 2 PS4 NUEVOS SELLADOS EN ESPAÑOL
$1.600,00
Sin stock
PROJECT CARS 2 PS4 NUEVOS SELLADOS EN ESPAÑOL $1.600,00

Esta recta final de 2017 hay un montón de juegos de conducción acelerando a fondo con el objetivo de ser el mejor del mercado. Uno de los que más posibilidades tiene de cruzar el primero la línea de meta es Project CARS 2. El juego desarrollado por Slightly Mad Studios mantiene el gran nivel mostrado en la primera entrega, aderezándolo con un montón de contenido que hará las delicias de los fans de los videojuegos de motor.

Buena época sin duda para los amantes de los videojuegos de conducción. Este 2017 está cargado con propuestas de todo tipo para abarcar los gustos de los siempre exigentes usuarios de las diversas plataformas de ocio electrónico. Si recapitulamos, nos encontramos con títulos como F1 2017, WRC 7, NASCAR Heat 2 Project CARS 2, título que nos ocupa en este análisis, como productos de velocidad que acaban de llegar al mercado. Eso, sin dejar de lado que en los próximos meses llegarán las vacas sagradas: Forza Motorsport 7Gran Turismo Sport o Need for Speed Payback. Opciones para todos con estilos de todo tipo, pero desde luego, tenemos para quemar rueda durante meses.

El caso de Project CARS 2 es especial. Su primera entrega se hizo realidad no con pocas dificultades, ya que desde Slightly Mad Studios tuvieron que contar con la inestimable ayuda de la comunidad para dar vida al proyecto. Y se hizo gracias a las aportaciones realizadas por más de 80.000 usuarios a través de una plataforma de 'crowdfunding' creada directamente por el estudio, quien posteriormente recibió el soporte de Bandai Namco para la distribución. El juego fue un éxito y encandiló a los amantes de las cuatro ruedas, por eso no ha tardado en llegar una segunda entrega. Secuela en la que, por cierto, también se ha hecho uso del micromecenazgo y la colaboración de la comunidad, pero a una escala menor gracias a lo cosechado casi dos años y medio atrás. 

Para conductores exigentes

Debido a su propia idiosincrasia, Project CARS 2 es un título enfocado a un tipo de público muy concreto: los apasionados del motor. Es un título que basa gran parte de su grandeza en el realismo que ofrece, haciendo que disfrutemos delante de la pantalla casi como si estuviéramos en un turismo de verdad, con el consiguiente ahorro en gasolina que eso conlleva. La fase de testeo ha contado con la colaboración de pilotos profesionales como Tommy Milner, René Rast, Nicolas Hamilton o Ben Collins, expertos en estas lides que han aportado su punto de vista con el fin de conseguir que el juego ofrezca una experiencia lo más veraz posible.

Project Cars 2 (III)
 

Esto provoca que, los menos duchos al volante -y los más impacientes también-, puedan tener ciertos problemas a la hora de digerir la propuesta ofrecida por el estudio británico. La cota de realismo es tal que el juego nos obliga no solo a conocernos al dedillo las curvas de cada circuito y la mejor forma de encararlas, sino también la capacidad de respuesta de cada uno de los vehículos, ya que todos ofrecen un control completamente diferente, y es ahí donde radica una de las mayores virtudes de Project CARS 2. Todo esto acarrea que, durante las primeras vueltas, acabemos saliéndonos del trazado más de una vez o realizando algún trompo al no compensar correctamente las tareas a realizar con el binomio formado por el freno y el acelerador. Resulta vital ejercer la presión correcta con los gatillos correspondientes para no pulsar ninguna de las piezas más de la cuenta en cada momento. Por supuesto, esto hace que la experiencia sea mucho más inmersiva, realista y casi necesaria con un buen volante. En la web oficial del juego podéis consultar el listado de volantes compatibles con Project CARS 2.

En el podio del realismo

Dicho esto, ¿consigue Project CARS 2 ofrecer la conducción más realista del mercado? La respuesta es no. Es más, podría decirse que el título da un ligero paso atrás en este aspecto con respecto a la primera entrega. Desde Slightly Mad Studiossiempre han defendido que un vehículo en un simulador debe ofrecer un estilo que se asemeje lo más posible al de su homónimo real, pero en ocasiones, hemos notado como la recreación de estos resulta un tanto tosca y forzada, especialmente cuando entra en juego la dirección. El juego ofrece multitud de posibilidades a la hora de configurar nuestro estilo de pilotaje con el fin de adaptarse al mayor número de público posible.